crianza

La “ida” al cole

23 agosto, 2016

Porque nosotros nos estrenamos. Así que no es vuelta, sino ida.

No escribí nada de la odisea de escoger colegio, ni de los “estimulantes” días de puertas abiertas de los que saqué más apuntes que en algunas asignaturas de la carrera. Tampoco de que siendo una de las “manos inocentes” en el famoso sorteo de la letra para las listas de admitidos, escogí una que nos venía como el culo, así, para mantener la ya más que alta tensión. Y es que yo me reía de lo atacadas que estaban algunas personas, si, hasta que se acercó el momento de las listas y menuda mañanita. El whatsapp ardía. Papá Malkovich abriendo casi el colegio con el conserje para ver si Piticli había entrado o no. Mensajes cruzados, llamadas en la oficina. Publicaciones de todo tipo en Facebook : nos han cogido, no nos han cogido, mis listas no salen… Más nervios que con las notas de Selectividad, os lo juro. Al final entramos. Es un cole que teníamos tan claro desde el principio que nos hubiese descolocado no entrar. Y casi, casi nos quedamos fuera (¿quién iba a pensar que habría tantos apellidos con y, z y otras consonantes atípicas?). Alegría desbordante, sumado a que los vástagos del resto de mi tribu de madres también habían conseguido entrar en sus respectivos. Y ahora a esperar la adaptación, la del niño también. Y a cruzar los dedos para no haber errado el tiro a la hora de escoger centro.

No terminamos los estrenos con Piticli, sino que Pitufona también estrena guardería. Esta decisión fue casi más complicada, ya que no repetimos en la de Piticli y tocó otra ronda por el barrio para ver qué nos convencía y qué no. Esta vez con las cosas mucho más claras, y es que la experiencia es todo un grado, y cuando  decides no seguir en un sitio porque hay cosas que no te gustan, sabes perfectamente que es lo que quieres. Pero está el miedo a volverte a equivocar. Lo que puede parecer ideal a primera vista, a lo largo de los meses puede ir perdiendo encanto, puede haber fallos que para ti sean importantes. Y no estamos hablando de una lavadora. Son tus hijos, y todo adquiere una dimensión descomunal. Detalles que contados a terceros pueden parecer anécdotas, para ti si son importantes, porque se trata de confiar durante un montón de horas lo más preciado que tenemos. Y al final te das cuenta que lo importante no es si las instalaciones son más grandes o pequeñas, si hay mil extraescolares o solo tres, si hay uniforme o si ponen cereales para desayunar. Lo importante es el personal que va a tratar con tus hijos, y serán los que influirán decisivamente en su vida.

Y ahí si que no quieres fallos.

También te puede gustar

11 Comentarios

  • Responder De barrio – La Sonrisa Despeinada 9 febrero, 2017 al 1:57 pm

    […] de nuevo, la época de elegir cole. Y nosotros, que ya pasamos por esto el año pasado, solemos contar que una de las cosas que más […]

  • Responder Al cole sin dramas – La Sonrisa Despeinada 12 septiembre, 2016 al 10:38 am

    […] como observar si hay vida en Marte. A lo que iba, que me disperso. Como ya dediqué una entrada a la “ida al cole” , no voy a hablar ni del proceso ni tal ni cual. Ni siquiera voy a hacer referencia a los horarios […]

  • Responder Judit 26 agosto, 2016 al 10:41 am

    Toda la razón, al final lo importante de un centro es el personal que estará cn tus hijos y eso, por muchas puertas abiertas que hagas no lo conoces hasta que te toca. Nosotros hemos tenido suerte en ese aspecto pero escogimos un centro que mantenía profesorado en p3 y p4 para que los niños se adaptaran bien y en esos 2 años tuvieron 3 profesoras! (Con el último cambio los pobres iban locos).
    Un saludo y fuerzas para esos inicios

    • Responder lasonrisadespeinada 26 agosto, 2016 al 11:03 am

      Ya te contaré como nos va…que en la guardería al final le tocó varios cambios y eso siempre trastorna…

  • Responder Stuck On You – La Sonrisa Despeinada 26 agosto, 2016 al 10:23 am

    […] nuestro anterior post ya hablábamos de el tema comienzos de cole y guarde, y esto trae asociada la inevitable tarea ( […]

  • Responder Noelia - Golosi 23 agosto, 2016 al 11:38 pm

    Recuerdo que yo también sufrí un poquillo esperando las listas de admitidos al cole cuando mi hija mayor. Sobre si te habrás equivocado o no, pues a menos que haya algo muy grave, esa sensación podrías tenerla en cualquier centro; no creo que exista el perfecto.
    Besos

    • Responder lasonrisadespeinada 24 agosto, 2016 al 8:17 am

      Claro, siempre habrá algo, pero que no sea un batacazo 🙂

  • Responder Prados Caja 23 agosto, 2016 al 1:32 pm

    Ay, amiga, cuanta razón tienes!!! Nosotros también empezamos este año y, por suerte o por fortuna (nunca lo sabremos), nos dieron la tercera opción. Sólo espero que el peque se adapte pronto y congenie con el profesorado, porque lleva muy pero que muy mal lo de socializar con gente…

    • Responder lasonrisadespeinada 23 agosto, 2016 al 1:35 pm

      Mucho ánimo, seguro que os sorprende, estos peques son así 😉

  • Responder Angela 23 agosto, 2016 al 1:25 pm

    Pues sí que es complicado lo de elegir colegio… 2 años me he tirado yo viendo coles para que al final no me cogieran en el que queríamos… Menos mal que teníamos opción b, pero eso significa que irá a un cole sola, sin ninguno de sus compis y otras cosas. Aun así estamos contentos, esperamos no equivocarnos…
    Pero lo peor son los comentarios de, bueno, sino ya lo cambiaras, de todas formas esos años no son importantes… Bueno precisamente esos años son los realmente importantes, cierto es que no son los de mayor contenido académico… Pero es cuando aprenden a ser quien serán, a tener autonomía, seguridad en sí mismos, etc es decir, es cuando realmente adquieren los conocimientos más importantes… Aunque esto ya es otro tema, no?
    Animo con las incorporaciones!!!

    • Responder lasonrisadespeinada 23 agosto, 2016 al 1:35 pm

      Totalmente de acuerdo, creo que el que les guste o no el colegio en un futuro depende de estos primeros años, como no van a ser importantes!!

    Dejar un mensaje

    A %d blogueros les gusta esto: